quinta-feira, 20 de setembro de 2012

VIGÍLIA DA PRIMAVERA COM PABLO NERUDA:

 
 Trajo el amor su cola de dolores,
Su largo rayo estático de espinas
Y cerramos los ojos porque nada,
Porque ninguna herid anos separe.

No es culpa de tus ojos este llanto:
Tus manos no clavaron esta espada:
No buscaron tus pies este camino:
Llegó a tu corazón la miel sombría.

Cuando el amor como una inmensa ola
Nos estrelló contra la piedra dura,
Nos amasó con una sola harina,

Cayó el dolor sobre otro dulce rostro
Y así en la luz de la estación abierta
Se consagró la primavera herida.

In Cien sonetos de amor, Pablo Neruda, Regalo de Un Poeta, Vergara & Ribas Editoras, BA, 2000. 
 

Nenhum comentário:

Postar um comentário