domingo, 4 de agosto de 2013

DEVER DE CASA: A mulher 1

“Por eso digo De la naturaleza de los semblantes. Cuando se introduce la dimensión de lo imposible y, con ella, lo real, hay estructura y ya no naturaleza. Según lo utiliza Lacan, lo real aparece como consecuencia de lo imposible. Para ella, los semblantes deben ser elevados a la categoría de saber y este saber debe tener consecuencias – la más evidente será la demonstración de lo imposible, ante la cual ningún monstruo puede prevalecer.
Sin duda es situar el saber primero del lado del semblante. Y lo que se volvió para nosotros una cantinela, esto es, hablar de la invención de saber solo apunta a recordar que el saber está hecho de semblantes – incluso ese saber especial y reciente que experimentamos y que es el de la ciencia. Ciertamente, no es más que un tipo de saber, y hubo muchos otros desde el inicio de los tiempos. Nosotros somos de la época del discurso de la ciencia, de un saber que indirectamente, por lo imposible, toca lo real y al mismo tiempo destruye la naturaleza.
Que lo real asuma el sentido de ser una consecuencia de lo imposible muestra claramente que el ser es otra cosa que lo real. Además, el ser habita el discurso desde mucho antes del advenimiento del discurso de la ciencia. Consiguientemente, podemos preguntarnos cuáles son los semblante y cuál, su articulación que abre el camino a lo real, de cuáles debemos servirnos y cómo, es lo que hubiera privilegiado de haber titulado este curso ‘Del buen uso de los semblantes”.
In DE LA NATURALEZA DE LOS SEMBLANTES, Jacques-Alain Milller, Paidós, Buenos Ayres, 2008.


Nenhum comentário:

Postar um comentário