quinta-feira, 8 de agosto de 2013

DEVER DE CASA: A mulher 5


 
“Volviendo al semblante, este consiste en hacer creer que hay algo allí donde no hay. Por eso la fórmula no hay relación sexual implica que, a nivel de lo real, solo hay semblante, no hay relación. Por lo tanto, ¿qué puede llegar a ex-sistir?  Aquí necesitamos reubicar la categoría de semblante en el camino que conduce a la equivalencia de los tres registros: real, simbólico e imaginario. Señalé que el semblante era una escala en el camino del nudo borromeo, es la etapa que permite tratar juntos lo simbólico y lo imaginario, pero nos vemos llevados a una perspectiva que estipula la equivalencia de los tres.
En cierto sentido, lo real pertenece a otro registro. No obstante, si percibimos que es consecuencia, que es del orden de lo que se sigue de una articulación de semblantes, desde esta perspectiva al menos, es del mismo registro. Es una consecuencia pero que salta de su lugar en la cadena, que logra ubicarse fuera de la cadena misma que la engendra. Y es lo que importa en la época de la ciencia, porque esta no solo implica que se separen el semblante y o real, sino que hay saber en lo real, que hay semblante en lo real. Hubo alguien que lo expresó muy bien a su manera, Honoré de Balzac, cuando al hablar del trabajo del escritor profesional en “La muse du département” afirmó: “El semblante cuesta tan caro como lo real”. Es una frase actual, eminentemente moderna. También había pensado hacer de ella el título de este curso: “El semblante cuesta tan caro como lo real”… Está muy bien dicho.”
In DE LA NATURALEZA DE LOS SEMBLANTES, Jacques-Alain Milller, Paidós, Buenos Ayres, 2008.
 

Nenhum comentário:

Postar um comentário