sexta-feira, 30 de maio de 2014

A ESCRITA: segundos estudos 4

 



“Volviendo a la locura: creo que tanto el artista como el loco tienen algo en común: que la realidad no les gusta o la repelen o la sufren hasta un grado insoportable. Y así el demente cede, su edificio mental se derrumba, y quedan únicamente escombros de la antigua realidad, en los que se mueve incoherentemente; mientras que con esos fragmentos el artista es capaz de construir otra realidad. Una obra de arte es un cosmos, un orden, que es precisamente lo que el demente es incapaz de lograr. (…) Es muy probable. Los teólogos sólo pueden ofrecernos pruebas racionales; teología significa literalmente ‘ciencia de Dios’. Eso es siempre refutable como lo es cualquier verdad que se busque mediante el instrumento de la lógica y que pertenece a una realidad alógica o metalógica. En cambio, quién puede dudar de las visiones de seres como Dante, Blake, Milton, Rimbaud, Dostoievski, Kafka: ya he dicho que si hay algo verdadero en la existencia de un hombre es el sueño. También las visiones de los grandes artistas son verdades absolutas.” 

In Entre la letra y la sangre, Conversaciones con Carlos Catania, Ernesto Sabato, Seix Barral, Buenos Aires, 2003.

Nenhum comentário:

Postar um comentário