segunda-feira, 9 de junho de 2014

A ESCRITA: SEGUNDOS ESTUDOS 10

escrita antiga 



“ – Se dice que el escritor es un aguafiestas. No resulta contradictorio que el escritor se levante contra la hipocresía sabiendo de antemano que será rechazado?

-Es cierto que el escritor trata de echar abajo los falsos valores de una sociedad regida por fetiche o por farisaicos y pequeños dioses burgueses, pero habría que ver qué piensa en la soledad un representante de esa sociedad; si lee, probablemente se sentirá sacudido.

- Una consciencia inquieta?

- Es probable. No se olvide que hoy en día estamos involucrados todos. El orbe novelístico es el mundo de los deseos, de los sueños e ilusiones, de la realidad que no fue o no pudo ser: siempre un poco a la inversa del mundo cotidiano; siempre un poco la tendencia a realizar lo contrario de lo que nos rodea. De eses modos, en el siglo del orden burgués proclamó el desorden y la anarquía, y héroes como Raskolnikov pusieron bombas debajo de los puentes y vías de comunicación de la hipócrita sociedad en que sufrían. Pero ahora, cuando las guerras totales y los totalitarismos nos han traído el caos universal, la novelística busca inconscientemente una nueva tierra de esperanza, una luz en medio de las tinieblas. Se ha destruido demasiado. Y, cuando lo real es la destrucción, lo novelesco puede ser la construcción de alguna nueva fe, siquiera a través de un gesto de un solo personaje.”

In Entre la letra y la sangre, Ernesto Sabato, Seis Barral, Buenos Aires, 2003.

Ernesto Sabato

Nenhum comentário:

Postar um comentário