terça-feira, 3 de junho de 2014

A ESCRITA: segundos estudos 6

Papel de parede - ESCRITA 



“No sé cuál es el principal. Pero uno de los capitales es el de superar esa tentación por la que pasan todos los que han nacido con facilidad literaria: la tentación de juntar palabras para hacer una obra. Creo que fue Claudel quien dijo: no fueron las palabras las que hicieron La Odiseia, sino La Odisea quien hizo las palabras. Es bueno recordarlo de vez en cuando en ésta época plagada de escribidores. (…) Bueno… le diría al joven que escriba cuando ya no soporte más, cuando comprenda que se puede volver loco sino lo hace. Y entonces que vuelva a escribir ‘lo mismo’ – póngalo entre comillas -, quiero decir que vuelva a indagar, por otro camino, con recursos más poderosos, con mayor experiencia y desesperación, en lo mismo de siempre. 
-          Por que en lo mismo?
-          Porque las obsesiones, cuanto más profundas, menos numerosas son. Proust decía que la obra de arte es un amor desdichado que fatalmente presagia otros. Los fantasmas que suben desde nuestros antros subterráneos tarde o temprano se presentarán de nuevo, y no es difícil que consigan un trabajo más adecuado para sus condiciones. Los planes abandonados, los bocetos abortados, volverán para encarnarse menos defectuosamente.
-          Y qué le diría al joven sobre lo práctico?
-          Que jamás intente vivir de una literatura comercial. Es preferible trabajar de obrero o de mecánico o de ingeniero. La literatura y en general el arte son actos sagrados que no deben ser envilecidos, bajo pena de envilecerse uno mismo”.

In  Entre la letra y la sangre, Conversaciones con Carlos Catania, Ernesto Sabato, Seix Barral, Buenos Aires, 2003.
(Sabato e Borges)

Nenhum comentário:

Postar um comentário