terça-feira, 29 de setembro de 2015

TEMPO DE ESTÊVÃO 3:

 

CORAZONADA


Apreté dos veces el timbre y enseguida supe que me iba a quedar. Heredé de mi padre, que en paz descanse, estas corazonadas. La puerta tenía un gran barrote de bronce y pensé que iba a ser bravo sacarle lustre. Después abrieron y me atendió la ex, la que se iba. Tenía cara de caballo y cofia y delantal.  "Vengo por el aviso", dije. "Ya lo sé", gruñó ella y me dejó en el zaguán, mirando las baldosas. Estudié las paredes y los zócalos, la araña de ocho bombitas y una especie de cancel. (...)

in Montevideanos, Mario Benedetti, Arca/Nueva Imagen, Montevideo, 1992.

Mario Benedetti - Poemas de Mario Benedetti

Nenhum comentário:

Postar um comentário